Curso de enfermeria

Realizar un curso de enfermería capacita para desempeñar funciones esenciales en un centro de atención de la salud. Cerca de los pacientes, proporcionan los cuidados necesarios para su recuperación y les dan un gran apoyo moral. Veremos  cómo convertirse en enfermera/o, las misiones, el entrenamiento necesario y la remuneración de esta profesión.

El curso de enfermería

En un entorno hospitalario, bajo la dirección de los médicos y la enfermera jefe, la enfermera realiza las siguientes actividades:

  • Acompaña al médico en la realización del diagnóstico. En particular, la enfermera puede tomar muestras de sangre para su análisis.
  • Dar los diversos cuidados y tratamientos médicos prescritos por el médico al paciente hasta que éste abandone el establecimiento. A este respecto, está autorizada a realizar inyecciones y transfusiones. Los cuidados también pueden incluir actos más físicos, como dar la vuelta al paciente en la cama para evitar la formación de escaras, por ejemplo.
  • Vigilar la salud del paciente (por ejemplo, tomar la presión sanguínea, la temperatura) y mantener informado al médico.
  • Escuchar y consolar al paciente y a sus familiares que vienen a visitarlo.
  • Ayudar al paciente a levantarse y moverse si es necesario: al baño, a otro servicio, etc.
  • Ocuparse del seguimiento de las existencias de medicamentos y de la gestión del material de atención.
  •  Asegurar una buena higiene para el paciente. Esto puede incluir ayudar a un paciente inválido a ducharse, cepillarse los dientes, peinarse, etc.
  •  Asegurarse de que los pacientes coman adecuadamente. Por ejemplo, una enfermera puede ayudar a un paciente a comer.

curso de enfermeria

A domicilio:

  • Llevar a cabo el cuidado de la casa en el hogar de un paciente. Este cuidado es prescrito primero por un médico. En la mayoría de los casos, implica la aplicación de inyecciones. Para las personas paralizadas o discapacitadas, también puede ser una cuestión de cambiar su posición, masajearlas.
  • Monitorizar la evolución del estado del paciente.

Requisitos para la profesión de enfermería

Las tres grandes cualidades de una enfermera son la aptitud física, la resistencia mental y el sentido del contacto humano. Algunas tareas son muy exigentes físicamente, como dar la vuelta a los pacientes en la cama o ayudarles a ponerse de pie. La alta resistencia física también ayuda a superar los largos turnos nocturnos. En cuanto al aspecto mental, también se somete a duras pruebas, ya que la enfermera se enfrenta directa y diariamente al sufrimiento de los pacientes, su muerte y a veces incluso al dolor de sus seres queridos.

El sentido de contacto de la enfermera, su habilidad para escuchar y su comodidad son de gran ayuda tanto para los pacientes como para sus familias. Meticulosa y paciente, se asegura de que cada tratamiento se lleve a cabo de forma impecable, aunque lleve tiempo. Para trabajar en un ambiente hospitalario, debe tener un fuerte espíritu de equipo. Saben adaptarse a las nuevas tecnologías, ya que el equipo médico que tienen que manejar cambia constantemente a lo largo de los años.

Posibilidad de evolución

Los puestos de enfermería son directamente accesibles después de la graduación. También es posible evolucionar a una posición de enfermería después de algunos años como asistente de enfermería y aprobando un examen de admisión. Después de probarse a sí mismos, los enfermeros pueden convertirse en jefes de enfermería o enfermeros de salud superiores en un departamento.

Un diploma allana el camino para el puesto de enfermera, así como para las diferentes especializaciones. Así, después de un año de actividad y un examen final, la enfermera puede obtener el diploma de enfermera de guardería.

Para obtener un puesto, los solicitantes deben tener al menos el nivel de bachillerato y su diploma de enfermería. La experiencia profesional es siempre una ventaja, pero por lo general se considera que los jóvenes graduados son aptos para el empleo.

Situación laboral

La profesión de la enfermería ofrece importantes oportunidades, en particular en el sector público, que sigue siendo objeto de demanda. Esto concierne principalmente a los hospitales públicos, pero también, en menor medida, a la medicina laboral y a las escuelas. El sector privado tampoco se queda atrás, ya que hay una gran demanda de enfermeras en muchos hospitales, clínicas y centros de atención privados. Debido principalmente al envejecimiento de la población, la demanda de enfermeras de atención domiciliaria también está aumentando.